Jade May Hoey

1974-2004

Powered by Blogger


Locations of visitors to this page

10.7.07

Varadero

Ah, dónde habrá quedado el Mayer existencialista, pregunta en los comentarios un viejo y querido amigo de este blog. Bueno, no esperarán que yo lo responda. O sí, mejor voy a responder al interrogante, no del modo concluyente que se supone debe tener una respuesta a una pregunta bien concreta sino, más afín a mi estilo, yéndome por las ramas.
Entonces, ramas, allá voy.
La última vez que me dijeron existencialista, y de esto hace ya varios años, varios y qué años, los mejores y peores de mi vida, los más intensos, fue un reproche, un reproche por una voz femenina pronunciado, y no fue existencialista lo que me dijo, o al menos no a secas: existencialista de mierda, eso me dijo. Ella era grande, mucho mayor que yo, y no teníamos casi ningún punto en común. Todo lo que ella tenía de versada, yo lo tenía (lo sigo teniendo) de ignorante. Pueden sospechar lo interesantes que pueden resultar las charlas con una mina que lo llama a uno Michel, no por Peyronel, no por Platini, sino por el pelado Foucault.
Bueno, sí, yo voy a quedarme pelado pronto y estimo que, llegado el caso, borraré de mi cabeza toda marca de haber tenido pelo alguna vez. Ya lo saben: siempre tuve pelo, desde bebé, aunque en esa época era nada más una pelusa, algo que mi madre dio en llamar piel de durazno, lo mismo en las orejas, en las mejillas, si hasta en casa atesoran un cuadro (en esa época escaseaban las fotos) con mi imagen, una imagen intervenida (mucho antes del photoshop) a manos del artista autor, que dejó su marca con un gorrito amarillo. Qué detalle: todos pensaban que el cuadro sería más bonito si el bebé pelado tenía la cabeza cubierta con un gorro amarillo.
Nadie me consultó a mí. Menos mal. Yo ahora me las ingenio para encontrarle una palabra a cada cosa. Antes, se los juro, yo decía cosas como ajojó, gugú, tata y no pluscuamperfecto, metempsicosis o desoxiribonucleico. A mí modo era más certero. Con el tiempo, es obvio, aprendí muchas más palabras, pero no he logrado más que ganar en confusión, pero ese en verdad no es mi problema; el problema es que la gente quiere entender. No saben qué mierda, pero algo quieren entender. Bueno, no cuenten conmigo. Yo dimito redondamente. Anoten mi saldo y cobrénselo a Magoya.
No era linda. Tenía cara de gata, el gesto felino, y se vestía como si fuera linda, como si fuera joven, como si en verdad todos sus alumnos no quisieran otra cosa que acostarse con ella. No era mi caso, yo no era su alumno, pero tampoco se me ocurría razón alguna para tener esperanzas de conquistar a una mujer que me doblaba en edad. No las había, no las hay al día de la fecha, de modo que me limité a ser yo, que es lo que todo el mundo debería hacer, especialmente cuando ha perdido el rumbo. Gugú, tata, ajojó, así todo es más claro.
Señora, le juro por lo que más quiera que no tengo la menor intención de cogerla. Cuente con mi buena voluntad. Enséñeme Foucault, nadie lo entiende pero los que lo entienden dice que el pelado es un fenómeno. Déjeme averiguar si es para tanto.
No pude haber escogido peor camino. La mina se enamoró y yo qué culpa tuve, la puta madre, si querés es porque querés y si dejás de querer es por eso mismo. Siempre hay un problema y estos sí que son problemas, che, que la mina plantee la intrusión como si tal cosa.
Un fracaso, sí.
Hablando de eso, quizá mañana les charle un poco sobre Fitzgerald, que sigo leyendo.
Cariños desde acá.

Comments on "Varadero"

 

Blogger drádego said ... (11/7/07 11:29) : 

Es verdad, para coger, de Foucault no precisás saber ni el nombre (mucho menos el apellido). Ahora, vos no serás medio puto?

 

Anonymous baker said ... (11/7/07 11:32) : 

Ahora convengamos que para pronunciar "Foucault" tenés que poner boca de sexo oral masculino.

 

Anonymous maray said ... (11/7/07 12:03) : 

lo que me hace creer que tenemos en común, todos nosotros (y nosotras) la mierda. Porque es de lo mas "chic" uno ser llamado de existencialista de mierda. Otros solo seran de "putos de mierda". Ves? La mierda sí, está presente en todo. Y el amor. No importa la edad.
Ni mismo cuando tenemos un amor de mierda.
Pero divago. Solo pasé pa te desear algo bueno :)

 

Blogger kurubeta said ... (11/7/07 12:39) : 

Mayer, contar la historia de un fracaso amoroso y sexual, creo ni Guillermito Cabrera Infante...es decir, sin quererlo eres medio existencialista...Lo d ela facilidad d elos argentinos para sucumbir al insulto o a la coloquialidad escatolólogica siempre me llamó la atención...es como una liberación , un deseo suicida de caer en el vacío del sinsentido...Otro punto, que Fitzgerald y no la profe, te hacer decantar más por el alcohol, literario, que por el sexo stendhaliano...otro màs, que Foucault participe en toda està crónica de una còpula frustrada (para la mina, al menos, según el lector cacha), enreda el asunto a grados fashioned y snobismo insoportables.Ayer era sartre, hoy, too late, Foucault...Que la próxima femme te la sacuda al menos!!! saludos friolentos

 

Blogger Tino Hargén said ... (13/7/07 10:05) : 

la diferencia está en un detalle:
si pronuciás "Fucó" sos gay o concheto pseudointelectual, en cmabio si decis "Fucolt" sos un macho del pueblo comprobado

 

Anonymous f said ... (13/7/07 10:11) : 

Se dice Fucol. La t final no se pronuncia. Entonces?!

 

post a comment