Jade May Hoey

1974-2004

Powered by Blogger


Locations of visitors to this page

28.8.06

Síntoma

En una de esas debería darme vergüenza, yo qué sé, pero cada vez me afeito con menos frecuencia. Y cada vez me afeito peor, como si lo hiciera a desgano. La cuestión es que, al verme el tajo en la cara me quedo pensando si no es mejor postergar la afeitada para mejor ocasión, es decir, de algún modo, quizá pecando de optimismo, hacer de cuenta que el tiempo habrá de detenerse hasta que a mí se me componga el pulso. Pero no, no es una cuestión de pulso. Es, quedó dicho, desgano. Entonces la pregunta es para qué cuernos me afeito. Bueno, si esa es la pregunta, podría responder con alguna evasiva. Se supone que me afeito para lucir mejor. Mi barba crece despareja. Una leve tendencia izquierdosa, algo cuyo remedio requiere de un complejo arte que está fuera de mi alcance. Pero los paraqués son, casi siempre, baladíes. Los porqués gozan de mejor reputación. La ciencia, sospecho, les ha dado un lustre que ni de lejos merecen. En este caso el por qué tampoco me pertenece. Convención social. No sé, pero al menos semanalmente debo afeitarme. Y cuando me afeito tiendo a lastimarme, sobre todo cuando algo me aflige, algo que no es la afeitada, se sobreentiende.
De escribir, ni hablar. Notifíquese, etc.

Comments on "Síntoma"

 

Anonymous maray said ... (29/8/06 11:05) : 

che, que afeitar la barba no tiene nada a ver con filosofias...si te acalma el corazón o la razón, hay toda una porcion de mujeres ( yo inclusa, pero esto no tiene la menor importancia) pa quienes la barba masculina es un atractivo fundamental. Creo que somos la generacion de la revolucion cubana...:)

 

post a comment