Jade May Hoey

1974-2004

Powered by Blogger


Locations of visitors to this page

11.5.06

No me gusta el cabernet sauvignon. Lo tomo, por supuesto, y no a regañadientes. Incluso lo compro cuando voy a alguna reunión con mis amigos especialmente en casos de cortedad presupuestaria. No se me juzgue por eso: a la multitud suelo ofrendarle lo que la multitud prefiere, pero se los ruego, a mí déjenme afuera. Elijo malbec. Elijo syrah. Una vez cada uno. O más veces syrah que malbec. Y me llena de fastidio llenarle la copa a alguien, que ese alguien haga el gesto de catar (olerlo, mirarlo a contraluz con la copa inclinada, y beberlo primero con un sorbo breve, que moje la punta de la lengua y de allí a los confines, esto con la boca ligeramente abierta para que se meta el aire y el vino sea tan virulento como pueda) y me diga: no, che, esto es muy frutado. A mí me gusta el vino fortachón, el vino que en lo posible manche con su borra la copa, el vino que después del último trago matice la sombra que deja en el paladar con –acá iba a poner “otros colores” pero voy a evitar parecerme a Brascó- algo distinto, un alter ego, una versión leve, etérea, de lo que acabo de tomar. Me gusta que el vino sea transgresor. Que amenace no gustarme. Que eche por tierra mis precauciones. Que se imponga. Pero muy de tarde en tarde, me permito un beaujolais. Frágil, líquido en el cabal sentido de la palabra, tenue, que me devuelva las riendas. Pero para eso necesito estar cansado. Muchas veces, la mayoría, tengo ganas de pelear.

Comments on ""

 

Anonymous aydesa said ... (11/5/06 16:35) : 

Brascó tiene unos decires maravillosos. ej. citando vinos californianos:
"la belleza de este vino me recuerda las piernas largas de esas señoritas que bailan en Las Vegas con muy poca ropa..."
dibujos muy interesantes, también en su haber.

 

Blogger vadinho said ... (11/5/06 18:49) : 

tres coincidencias en doce horas.

1) el cabernet de ayer
2) la mención de brascó
3) aunque tome todos -los tintos- elijo el syrah.

un vino que a pesar de ser "nuevo" tiene mitología propia. por ejemplo, se dice que su uva es la descendiente directa de aquella uva persa con la que se hizo el vino que bebió jesús en la última cena.

por último: si le gustan los vinos transgresores, pruebe con el pinot noir. nunca es igual, pero siempre bueno.

disculpe el palabrerio.

 

Blogger Vero said ... (12/5/06 03:24) : 

Siguiendo a Vadinho: me fui volando a comprar un pinot noir depués de ver Entre copas. No lo había probado antes, me gustó mucho, creo que si te gusta el syrah te va a gustar ése.

 

Anonymous fander said ... (12/5/06 10:56) : 

Vero: yo que usté no seguiría a pie juntillas lo que esta gente dice. Sólo faltaría poner la advertencia en cada blog: no hagan esto en sus casas.

A Brascó le tengo rabia. Le envidio su trabajo. Esa es la verdad.

 

Anonymous aydesa said ... (12/5/06 11:44) : 

ya le dije a Vadi que hagamos el brascónline de acuerdo previo.
Degustación intervenida por la palabra borracha. avisen. sincronicemos nuestras bodegas.
el pinot noire es precioso miren...
pero me da por el gay merlot y syrah y el malbec también... trilogía obligada.
Nada más lindo que leerlos con una copa de vino, creo que esto ya te lo dije antes, Fander.

 

post a comment