Jade May Hoey

1974-2004

Powered by Blogger


Locations of visitors to this page

16.2.06

Los noes

Llevo poco dinero en mis alforjas y debo tomar, antes del día 20 (a más tardar el 22) una decisión capital para mis intereses. Llegado el caso, sé que no habré de pensarlo mucho. Yo soy de esas personas que cuando se plantean meditar sobre un determinado aspecto que requiere un dictamen perentorio acaban por mancarse. Ese proceso es una tortura porque el apremio por alcanzar la resolución torna morosa la más estúpida de las definiciones, es decir la primera que se posa en nuestro entendimiento, pero a mitad de la puesta en marcha se ve que la cosa viene flaqueando y volvemos sobre nuestros pasos, no sin un cierto arrepentimiento con un regusto entre ácido y amargo. Y a cualquier actor de una republiqueta espasmódica le ataca sin vuelta de hoja el deseo inaudito de tomar el camino exactamente inverso, como si el mundo todo se comportase bajo una lógica binaria.
Hay, lo presiento, un no grande capaz de llenar los vacíos que deforman la percepción, y una serie de pequeños noes que no garantizan ninguna concreción más que la mera postergación de los trámites. El primero, sigo presintiéndolo, es un camino sin retorno, una apresurada quema de naves con tal que todo se reduzca a victoria o muerte, mi reino jugado a manos de la casi mitad colorada de la rueda. El otro es la certeza de la incertidumbre a perpetuidad.
Con uno, lo gastaría todo hoy mismo, que es apenas 16. Con el otro, nunca cuánto es todo, cuánto es nada.

Comments on "Los noes"

 

Anonymous aydesa said ... (17/2/06 09:24) : 

tengo que convencer a algún platudo para fundar mi ONG que solvente a mis queridos escritores en urgencia económica

 

post a comment