Jade May Hoey

1974-2004

Powered by Blogger


Locations of visitors to this page

5.1.06

¡Qué me trajeron los Reyes!

Este post ha sido convenientemente adulterado para proteger la identidad de la gente que dedica su vasto talento a la calumnia disfrazada de mofa.

Ahora que releo me da por preguntarme ¿tienen identidad los anónimos? ¿hasta qué punto puede uno mantenerse en el anonimato en los tiempos que corren? ¿nunca se habrán puesto a pensar que a fuerza de repetir, repetir y repetir, solitos se habían escrachado? ¿quien devela el secreto de una privilegiada inteligencia o de un talento sin medida merece que le llamen botón? Si el que señala a los que juegan sucio es descalificado por hacerlo, ¿en qué país quieren vivir estos sotretas?

Como queda claro en los comentarios, además de estar a favor de la anarquía gramática, se nutren del vocabulario que sólo es dado por lo más excelso del mundo del arte; no obstante eso, y he aquí la nota que los singulariza, no se privan de del uso de la jerga que los piqueteros tomaron del hampa.
Buena gente, sí señor.

Todos ya sabemos quiénes son, de modo que nada se gana ni se pierde si en este preciso acto procedo a la autocensura y protejo los datos indentificatorios de los tarambanas, quedando a disposición de quien me los solicite por correo electrónico.

Comments on "¡Qué me trajeron los Reyes!"

 

Anonymous ya-no-sos-igual said ... (6/1/06 05:10) : 

A eso en mi barrio le dicen botoneada. Y de los botones se sabe, que son la peor especie sobre la Tierra.

 

Blogger vadinho said ... (6/1/06 14:13) : 

mire don, yo entré ayer dos o tres veces y cada vez que lo hacía aparecía algo distinto, códigos, html, que se yo. la verdad es que no entendí que estaba pasando.

 

Anonymous anónima said ... (6/1/06 18:44) : 

Pero miralo vos! Ahora encima se puso alcahuete!

 

Anonymous fander said ... (6/1/06 20:37) : 

Perdonen la molestia. Tuve que fumigar.

 

Anonymous nunca-fuiste-para-mí said ... (6/1/06 22:57) : 

¡Dios mío! Afloje un poco míster, no sé de dónde viene esta historia ni toda esta ofuscación, sólo que me pareció de mal gusto lo que había antes en el post. Le vuelvo a repetir: eso de andar mostrando el "DNI" virtual de la gente se me hace un tanto policíaco. Internet es anónima de por sí, las identidades sólo toman forma afuera de esta multiplicidad de ceros y unos. Para mí Jorge Meyer (o cualquier otro) seguirá siendo una figurita abstracta y sólo dejará de serlo el día en que nos encontremos a tomar un cafecito. Y viceversa. Pero descuide, tal vez no debí entrometerme en sus asuntos, así que ya mismo estoy rumbeando para otros lados, percibo que el ambiente está muy denso por aquí. Cuídese.

 

post a comment