Jade May Hoey

1974-2004

Powered by Blogger


Locations of visitors to this page

29.1.06

Etología_3

Escarabajo pelotero


Pese a lo mugrosa de su nota distintiva, los escarabajos peloteros pueden jactarse de ser uno de los pocos insectos que alcanza la dimensión de amuleto.
En el Egipto de los antiguos, hace cuatro milenios, el bicho representaba ni más ni menos que la vida misma y por ello alcanzó la divinidad y proliferó en todo tipo de representaciones.
No por errónea es menos maravillosa la visión que de él tuvo aquélla cultura, que reputó que esa costumbre de arrastrar pelotitas de bosta estaba correlacionada con las andanzas de la divinidad que arrastraba al disco solar, eterno símbolo de la fuente de la vida, de una punta a la otra del cielo. Jepri (o Khepri), una de las tres variantes de la divinidad solar, más precisamente la que correspondía a la estrella al momento de su nacimiento, era representado por un escarabajo pelotero. Incluso la creación de la primera mujer y del hombre a partir del barro era atribuida a un escarabajo llamado Aksak.
Cuando se percataron que de esas bolitas que los escarabajos enterraban en las fosas que iban cavando surgía de modo espontáneo una multitud de ejemplares, los egipcios creyeron ver en esos modos, el don de la inmortalidad, autogeneración, resurrección y renovación. Claro que los conocimientos biológicos de aquel entonces no corrían a la misma velocidad que la búsqueda obsesiva de la vida eterna. De este modo, al no saber que la actividad del escarabajo estaba destinada a la protección de los huevos y primer alimento de las crías, se multiplicaron los amuletos que contenían su figura. Esa representación, creían, protegía a los vivos de la muerte y en los muertos presagiaba la reencarnación. Por ello el insecto fue encontrado en el espacio del corazón de los cuerpos momificados o, más prosaicamente, en el interior del puño apretado de un cadáver.
Quién sabe lo que digan los egipcios ahora que se sabe que el escarabajo pelotero no sólo endereza su periplo conforme el plano de los rayos del sol sino incluso con la pálida luz de la luna. Tal vez estén más ofendidos con Kafka y su celebrado insulto.

Comments on "Etología_3"

 

Anonymous ella y su orgía said ... (30/1/06 12:12) : 

Hombre, desde luego, ser mugroso y, pese a ello, alcanzar condición de amuleto es un mérito inestimable.
El insulto de Kafka lo aplaudimos sus lectores. Y será la primera vez que yo aplauda un insulto.

Besexcesos.

 

Anonymous fander said ... (30/1/06 12:14) : 

Ya lo creo que sí, Ella; ninguna de nuestras obras podrían aspirar jamás a ser amuletos. Loas al escarabajo pelotero.

Abrazo ceñido.

 

Anonymous HUGO said ... (16/8/07 07:49) : 

me gusta tu blog.lo encontré buscando imágenes de peloteros para una camiseta.pinto camisetas.quizás te puedan gustar:ugolacamiseta.com.
sabías que el pelotero se pega un festín de 24 horas sin parar,y que mientras va tragando defeca a la par?sus heces conforman un hilillo negro que alcanza los 3 mts de longitud.ÚNICO

 

post a comment