Jade May Hoey

1974-2004

Powered by Blogger


Locations of visitors to this page

27.1.06

Etología_2

Grillo


Cuando volví de las vacaciones me encontré con un huésped inesperado: un grillo debajo de la escalera.
Dos o tres días después, al cruzarme con Carmen, me dijo que ella lo había descubierto dentro de su cocina y, fiel a las supersticiones que le caben a una vieja de su edad, lo echó pero no tanto, después de todo, aquí y allá la aparición de un grillo es señal de buenos augurios.
El no tanto significa que lo obligó a mudar su domicilio al espacio que nos toca compartir y siendo las cosas como son, ella dueña, yo locatario, agaché la cabeza con resignación. No en ese momento, claro, porque yo también estaba contento con la anunciación que traía el grillo, sino un par de semanas después, un poco harto de mi estado de somnolencia a prueba de balas.
Toda la verdad sea dicha: duermo bien una o dos noches a la semana y dormir bien no es otra cosa que cinco o seis horas de un tirón, pero es así nomás, sólo un par de veces a la semana estoy agotado de tal modo que el grillo no me impide dormir. El resto de las noches es alternar media hora de aturdimiento por otro tanto de sueño leve y pesadillas con insomnio.
Hasta ahora el momento más desesperante ocurría a las cinco de la mañana. Como todos sabemos, la media hora previa a que el reloj dé la alarma, es la mejor de todas. La brisa balsámica de la madrugada opera el prodigio de reparar la noche malparida. Pero el chillido del bicho a esa hora es agudo, frenético, sobrecogedor. Tal vez lo agudo sea producto de los nubarrones sobre mi percepción pero qué hay de la enfermiza metralla.
Yo creía que, tratándose el canto de un resultado afortunado de la respiración, el bicho estaba a punto de morir o algo así, pero el sonido no tiene nada que ver con la respiración sino con el ejercicio de frotar un ala contra la otra. Como ante los portales de una casa pobre, mi amigo se anuncia golpeando las manos.
De todos modos, el clamor del macho sólo se dirige a la conquista de la hembra. En realidad es un reclamo airado de que se apersone (se agrille) en su distrito, toda vez que el grillo es un animal territorial y poco hará por moverse de allí. Tanto es así que, según acabo de leer, los combates que se suscitan por el control de la parcela son feroces. Quién no pagaría por ver una riña a muerte motivada por la existencia de una entidad abstracta: la hembra ausente.
Al parecer cada variedad tiene una estrofa que le es propia y la hembra sólo se deja seducir de a uno por vez. También he leído que entre los avances de la etología artificial se cuenta el diseño de un robot que hace las veces de grillo hembra que confirmaría tal proposición. Estamos frente a la seducción en sentido estricto: qué otra cosa podría ser aquello de doblegar al sujeto.
Todas estas tardes resistí la tentación de echarlo al patio, pero pensar un poco y darme cuenta de que convivo con un trabajador de la noche que porta la estrofa justa, la palabra necesaria, el clamor a todas horas que es -a la vez- tragedia, felicidad y llamado a alguien que acaso no exista, todo en un ser tan pequeño, me ha condenado a saberlo mi hermano.

(foto: Luis Fernández García en wikipedia)

Comments on "Etología_2"

 

Blogger Marce said ... (27/1/06 13:18) : 

Permiiiiiiso. Entro solamente porque no puedo resistirme a los grillos, en casa son como las vacas en la India. Tradición vía materna.

 

Anonymous fander said ... (27/1/06 13:59) : 

Pase nomás, haga de cuenta que está en su casa, pero evite los gestos obscenos.

 

Blogger Marce said ... (27/1/06 14:06) : 

Tá bien, pero si aparece una araña los hago después de despenarla de un alpargatazo.¿Puedo?

 

Anonymous fander said ... (27/1/06 14:10) : 

Tomo nota. Esta tarde me dedico a las arañas a la espera de su gesto. Después no arrugue, ¿eh?

 

Blogger Marce said ... (27/1/06 14:33) : 

Pero mire que primero va el alpargatazo.

 

Anonymous fander said ... (27/1/06 14:39) : 

Espero que vaya dirigido a la araña y que en todo caso sean dos; para mantener la simetría, digo.

 

Blogger Marce said ... (27/1/06 14:54) : 

Alpargatazo, araña, asimétrico.
Gesto, simétrico.

 

Anonymous fander said ... (27/1/06 15:00) : 

Perdone que disienta, pero: gesto, con una sola alpargata, asimétrico.

 

Blogger Marce said ... (27/1/06 15:29) : 

NNNNNO. La alpargata no tiene nada que ver con el gesto.
Son dos acciones separadas, una de exterminio (un alpargatazo para aplastarla, si queda viva me muero por lo tanto siempre va a ser asimétrico) y otra de expresión en donde......dos (por lo tanto simétrico).....¿entiende?

 

Anonymous fander said ... (27/1/06 15:33) : 

Sabrá usted disculpar mis limitaciones como lector, pero francamente no entendí nada.

A ver si me aproximo: matar a la araña con una alpargata, asimétrico. Gesto a diestra y siniestra: simétrico.

 

Blogger Marce said ... (27/1/06 15:53) : 

Por ahí vamos, primer punto correcto, en el segundo casi casi, pero no puedo ser más explícita porque quedé psicopateada con lo de haloscan.

 

Anonymous fander said ... (27/1/06 15:56) : 

Esto no es haloscan sino blogger. De todos modos, siempre queda a mano la elipsis.

 

Blogger Marce said ... (27/1/06 16:34) : 

No digo que esto sea haloscan, de hecho para mi esto es et in arcadia ego, digo que quedé psicopateada con lo de haloscan y ya no escribo obscenidades ni por mail.
Al final siempre terminamos en la misma??!! Una viene en son de paz, cabizbaja...y Ud...Ud. siempre dando palos con la retórica.

 

Anonymous ella y su orgía said ... (27/1/06 20:07) : 

Tus bichitos y tú empezáis a ponerme los pelos de punta.
Comienzo a escuchar a ese grillo desde acrí, crí, crí...

Abrazo desnudo,

Ella y su orgía

 

Anonymous la cuisa luisa said ... (27/1/06 23:21) : 

¿¿¿Hermano grillo???
Os instigo al fratricidio insecticida...

 

Blogger vadinho said ... (28/1/06 17:06) : 

me gustó mucho este escrito.

 

Anonymous silvia said ... (28/1/06 22:35) : 

Jorge, hermosa conclusión... por las dudas, no hay que dejar de cantar

 

Anonymous fander said ... (29/1/06 15:36) : 

Gracias a todos por la hospitalidad lectora.

 

post a comment